IRISH WOLFHOUND

(Lobero Irlandés)

Estándar Nº 160 FCI/2-IV-2001/E

 

ORIGEN: Irlanda 
FECHA DE PUBLICACIÓN DEL ESTÁNDAR ORIGINAL VÁLIDO: 13-III-2001
UTILIZACIÓN: Hasta el siglo XVII a los loberos irlandeses se les utilizó para cazar ciervos, especialmente el ciervo rojo, se descubrió asimismo que eran muy útiles para exterminar a los lobos que plagaban grandes regiones de Europa antes de que se talaran los bosques.
CLASIFICACIÓN : Grupo X (Lebreles).
Sección 2 (Lebreles con pelo duro).
Sin prueba de trabajo.
BREVE RESUMEN HISTÓRICO: Se sabe que los celtas continentales conservaron un Greyhound que probablemente era descendiente de los primeros Greyhounds que aparecieron en las pinturas egipcias. Al igual que los celtas continentales, los irlandeses se interesaron en criar grandes galgos los cuales parecen haber sido aún más grandes que la variedad más antigua. Estos grandes galgos irlandeses pudieron haber tenido pelo liso o duro, pero tiempo después, el pelo duro llegó a predominar debido posiblemente al clima de Irlanda. El primer relato escrito sobre estos perros fue hecho por un cónsul romano en el año 391 d.C., sin embargo, ya se habían establecido en Irlanda en el primer siglo d.C. cuando Setanta cambió su nombre al de Cu-Chulainn (el galgo de Culan). Hace mención de que los Uisneach (primer siglo) llevaron consigo 150 galgos en su primer viaje a Escocia. Indudablemente, los galgos irlandeses formaron la base de las galgos escoceses. Desde la edad media hasta el siglo XVII, las parejas de galgos irlandeses fueron apreciadas como presentes por las casas reales de Europa, Escandinavia y de otras regiones. Fueron enviadas a Inglaterra, España, Francia, Suecia, Dinamarca, Persia, India y Polonia. El cambio de nombre a lobero probablemente data desde el siglo XV, cuando a cada país se le pidió conservar 24 loberos para proteger los rebaños de los campesinos de los ataques de los lobos. La prohibición Cromweliana (1652) para la exportación de loberos ayuda a preservar su número durante algún tiempo, pero la desaparición gradual del lobo y la continua demanda del extranjero redujeron su número casi al punto de extinción a finales del siglo XVII.
Probablemente fue parte del bullir del nacionalismo romántico, lo que colaboró a revivir el interés en la raza. El lobero logró una verdadera casta solo por medio de cruzamientos de consanguinidad estrecha bastante frecuentes y sus resultados fueron en definitiva aceptados como un renacimiento legítimo de la raza. En el año 1885 se organizó un club del Lobero Irlandés y el Club Canino Irlandés programó una clase para la raza en su exposición de abril de 1879. El lobero actualmente disfruta una vez más de algo de la reputación que tuvo en la edad media y excita a las más interesados debido a que es un símbolo viviente de la cultura irlandesa y un recuerdo del pasado celta. Los loberos irlandeses, ovejas en el hogar y leones en la casa, se crían actualmente en cantidades bastante grandes fuera de Irlanda. 
ASPECTO GENERAL: El lobero irlandés no debe ser tan pesado o masivo como el dogo alemán pero es más robusto que el galgo escocés, al cual debe parecerse en conjunto por su tipo.
Es un perro de gran tamaño y apariencia imponente, muy musculoso, fuerte aunque estructurado elegantemente, sus movimientos son fáciles y dinámicos; la cabeza y el cuello los debe llevar en alto y la cola hacia abajo con una pequeña curva hacia arriba en la punta.
 
 

Imagen de Internet (ver)